Si algo me ha llamado la atención en Berlín es la gran oferta gastronómica que ofrece. El restaurante que más me gustó fue este que os presento aquí: La Cevichería.

La Cevichería
Cuando entré en La Cevichería lo que más me llamó la atención es la decoración minimalista que impregna el local. Entras en un cielo de azules verdosos o verdes azulados, maderas con acabados colonialistas y esparto. El local expone un buen ramo de flores en cada mesa, en cada rincón, están construidos con gusto exquisito casi ikebaniano. La combinación de todos los elementos te lanza a un trópico elegante y distendido que te invita relajarte y dejarte llevar. Toca pedir la carta y empezar a salivar a cascoporro.

La Cevichería
Me explica la camarera (de muy buen carácter) que cada dos semanas su apetitosa carta cambia: cinco entrantes y cinco principales. Siempre hay opción vegetariana, dice.
Estos chicos nunca aburren: ceviches, tiraditos, choros (mejillones), papas, pulpo, leche de tigre… . Todo un escaparate de la última moda gastronómica, la Cocina Peruana, con ejemplos como:
Tiradito de conchas a la crema de coco y hierbaluisa con ensalada de hinojo y toroja rosada.
Anticucho de calamares con papas asadas, choclo, corazón de lechuga con salsa de tomate y huancaína
Palta con choclo con queso feta, ensalada de frejoles negros y chips de pan al ajo (vegetariano).

Actualizan religiosamente cada cambio de menú en su Fanpage en Facebook  presentando sus creaciones con sus nombres y bonitas fotografías.

La Cevichería
Si observas una creación que te sorprenda no tardes mucho en acudir a La Cevichería (en el barrio de Kreuzberg) y llévate a la boca eso que te sedujo por su nombre o por la brutalidad estética que es su emplatado.

La Cevichería
Como era mi primera vez e iba acompañado decidimos probar un entrante y un principal cada uno. Se nos presentaron cuatro platos como cuatro soles. Brillaban cada uno por la polifonía de sus sabores, colores, colocación, contrastes y el buen trato que recibe cada producto protagonista. (Las fotos de platos de este post corresponden a las delicias que comimos). Cocciones en su punto y sabores potentes pero muy equilibrados. La cantidad de comida por plato es buena y el buen hacer se nota y mucho. También tiene una carta de vinos muy curiosa con vinos europeos y americanos.

La Cevichería
¿De precio? bien, pagas por lo que comes.
Ni más ni menos. Calcula de 15 a 30 euros por persona aproximadamente. Puede ser menos y también más, depende de tu bolsillo.

Por cierto no puedes irte del local sin probar uno de sus alfajores y el Pisco, su cocktail más canalla y con fuerte demanda en el local. Ya estás tardando.

La Cevichería

La fotografía que encabeza este post es “el home” de su página web: www.cevicheria-berlin.com.

Dónde hay buen gusto, se nota.

Nos vemos pronto Alacenos.

:*